Madero Harbour contará con un exclusivo hotel de la cadena Marriott

Recientemente GNV Group, representada por la familia Ginevra firmó el contrato con Marriott Internacional para desarrollar un hotel de lujo de su prestigiosa marca W. Se realizará por primera vez en el país y el complejo de usos mixtos Madero Harbour será el anfitrión de este proyecto. Su directivo Alejandro Ginevra, director de GNV Group nos comenta los detalles

Por Alejandro Ginevra

Desde hace 50 años que se inició la empresa. La fundó mi padre y la seguimos con mi esposa e hijos, siempre hacemos. Nunca estamos especulando. Es muy difícil establecer cual será el mejor momento para iniciar una obra. En Argentina siempre existirán vaivenes.

Mi padre -que era un gran tiempista- decía que una oferta nunca había que realizarla el viernes porque las personas podían reunirse el fin de semana en el country con sus amigos y ninguno de ellos le dirá que una oferta será buena; por el contrario ante la duda la descartarán. Lo mismo en la época previa a las vacaciones, las elecciones, el mundial, el fondo monetario, etc. En Argentina siempre estamos esperando que algo pase. Por tal razón hemos cambiado en ese aspecto y vamos contra la corriente. Sostengo que cuando el proyecto está listo tenés que salir a realizarlo. Hoy los teléfonos no dejaban de sonar llamando interesados. No es la mejor época, pero repito: no dejaban de sonar. En nuestro caso un factor a favor de iniciar un proyecto es que contamos con el terreno. A esta ventaja se le suma que contamos con muchísimo espacio, los permisos para arrancar la construcción y la posibilidad de trabajar con arquitectos de jerarquía, como Carlos Ott y el estudio Bodas Miani .

La reciente firma del convenio tiene un antecedente de trabajo que data de hace 12 años. En ese momento mantuve conversaciones con Starwood, propietaria de la marca W, pero la marca aún no estaba posicionada en Latinoamérica y todo quedó ahí. Conversamos durante todo este tiempo con otras cadenas, pero no se llegó a definir un acuerdo concreto. Hasta que finalmente hacia fines del año pasado iniciamos negociaciones con la cadena Marriot, propietaria actual de la marca W. Una de las condiciones que surgieron por parte nuestra fue que el contrato se realizara para la Argentina y que pueda ser cumplido, ya que se trata de negocios a muy largo plazo. De este modo se firmó el tan esperado contrato el 11 de julio. Me siento muy conforme por el negocio que estamos llevando adelante y por la experiencia para la familia. Tengo una hija que vive en EEUU que mantiene el nexo con la cadena y nosotros desde aquí que estamos desarrollando el negocio y aprendiendo muchísimo. Es una gran organización que siempre encontrás un responsable con el cual hablar.

En cuanto al proyecto mantuvimos largas charlas con Carlos Ott, donde le manifesté que el hotel debía deslumbrar al ingresar en él. No quería que compitieran formalmente con Harbour Tower; pero sí que el hotel impactara en su interior donde se produce la vida y mayor actividad del mismo. Por ejemplo tendrá en el piso 34 y 35 un bar y restaurante con terraza y piscinas para los huéspedes del hotel y los propietarios de las unidades. Contará con un salón de usos múltiples para casamientos y fiestas con bar, restaurante, spa y gimnasio en la PB. En síntesis, espacios con aptitud para la distracción y esparcimiento serán las principales cualidades que formarán parte del lujo del hotel. Bajo este marco la participación del estudio interiorista –que aún no fue contratado- cumplirá un papel sumamente importante en interpretar los espacios de acuerdo con el programa. Al respecto se están realizando reuniones en nuestras oficinas de Nueva York para definir al estudio interiorista. Uno de los más reconocidos internacionalmente, expresó que la razón por la cual asistió a la reunión, fue que le deslumbró la idea de desarrollar el proyecto de interiorismo en un hotel de estas características en Puerto Madero.

Sin duda, Puerto Madero es una marca en el mundo. La zona tiene una mística especial que se percibe cuando hablamos con gente del exterior. Otra anécdota que refleja la preocupación por la identidad del lugar ha sido con el encargado de food and beverage. En su inminente visita por Buenos Aires solicitó conocer parrillas de la ciudad para captar su esencia. Le mencioné algunas de la zona, pero respondió que ya las conocía y sólo quería visitar parrillas de barrio desde donde reinterpretar algunos conceptos y aplicarlos al sector gastronómico del hotel.

Estamos trabajando con la cadena desde la concepción del producto, como es la ideosincracia argentina. Todos esos detalles son considerados para el diseño, porque de algún modo cada pequeño detalle permitirá capitalizar el carácter local, necesario para que todo funcione a la perfección. Estamos aprendiendo muchísimo cada uno de nosotros de la experiencia del grupo Marriot que, a través de la marca W, operará el hotel.

Un detalle que también nos ha sorprendido fue la forma de considerar los tiempos de ejecución del proyecto. Cuando les manifesté la posibilidad de iniciar la obra, ya que se encuentra aprobada y organizados los equipos de trabajo, respondieron que les gusta definir previamente la mayor cantidad de temas posible, haciendo referencia a la elección del color de los manteles para poner adelante la planificación absoluta de cada detalle de manera integral. El hotel contará en el sector superior de la torre con unas 150 unidades que arrancan en los 35 m2 y en el sector inferior se ubicarán 150 habitaciones propias del hotel. Los propietarios de las unidades, al cabo de un tiempo, tendrán la posibilidad que el hotel las opere para obtener una renta. En este caso las residencias deberán guardar una decoración en la línea de las habitaciones.