Audi Norden Acassuso

Se inauguró oficialmente la Terminal Audi Norden en Acassuso. Se trata de la concesionaria Audi más importante de la región. Detrás de una gran obra se encuentran los impulsores que la llevaron adelante. En el marco de la inauguración, entrevistamos a:
Alberto Russoniello, titular de Norden. Un emprendedor por naturaleza que estuvo detrás de cada detalle.

¿Cuáles fueron sus comienzos?
Comencé a los 18 años con un taller mecánico propio. Mis clientes confiaban en mi trabajo y fui rápidamente haciéndome de una clientela. En esas condiciones inicié un negocio de compra y venta de autos. En un primer momento fueron usados con garantía, posteriormente seminuevos y noté que las ventas crecían notablemente, así que incorporé la venta de vehículos 0 km. A los 23 años abrí una concesionaria de una marca coreana, pero el cierre de la importación complicó conseguir vehículos importados ante la gran demanda.

El negocio comenzaba a crecer. ¿Cómo resolvió el tema edilicio en ese momento?
El marco de crecimiento impulsó los cambios muy rápidamente. A medida que vendía los clientes pedían más unidades. Abrí la primer agencia en San Fernando y después en Martínez. En este lugar comenzamos a vender una muy buena cantidad de autos, hasta que un día decidí ampliar el negocio a través de concesionarias en Capital Federal y Provincia de Buenos Aires.

¿Cómo se gestó la idea del nuevo proyecto, hoy felizmente inaugurado?
Iniciamos el proyecto de Audi con un local comercial en Martínez, Pcia. de Bs As. Luego llegó un momento donde empezó a quedarnos chico el espacio y entendimos que la marca Audi requería de un lugar apropiado para potenciar sus valores de excelencia y calidad. En ese momento iniciamos el proyecto de construir la nueva Terminal de Audi Norden en zona norte. El desarrollo inicial fue sobre un único terreno. El proyecto era muy bueno pero por mi parte quería el lugar más lindo y amplio posible. Luego de mucho insistir logramos adquirir el terreno vecino logrando abarcar una superficie muy importante que nos permitiría construir la Terminal Audi soñada. Siempre quise tener un concesionario de este nivel para que el cliente se sienta más cómodo y en cualquier horario pueda ver su auto, se tome un café, disfrute inclusive del verde del lugar. La idea es contar con un espacio donde pueda relajarse para disfrutar al máximo la experiencia de compra o mantenimiento de su vehículo.

¿Cuáles son sus principales características y cómo se consensuaban dentro del equipo de trabajo?
Ha sido una experiencia muy rica. Todo el equipo estuvo detrás de integrar los conceptos de la marca Audi. Al principio el edificio tendría un único salón con un sector exclusivo de vehículos deportivos de Audi; sin embargo se hicieron dos salones permitiendo de esta forma poder exhibir toda la gama de productos y contar con un salón dedicado a gama deportiva y la evolución del mercado nos llevó a seguir actualizando el proyecto con todos los detalles. Por ejemplo la terminal está preparada para recibir a los autos híbridos, eléctricos y cuenta – además del imponente espacio destinado a los salones de ventas- con numerosos lugares para cubrir la complejidad de funciones que requiere la marca: administración, sala de reuniones y capacitación, área exclusiva del vehículo 0 km , postventa, área de recepción directa, sector dedicado para vehículos usados, entre otros. Un desarrollo en 6 niveles con 3 plantas superiores y 3 subsuelos. Por otro lado, contamos con infraestructura que no está a la vista pero que habla de la política ambiental de la marca. Es el caso de los circuitos de recupero de agua de lluvia, o la previsión para la instalación de paneles solares para abastecer distintos sectores.

¿Qué tipo de infraestructura y espacio se requiere para recibir al auto eléctrico?
Consideramos que el espacio destinado a abastecer al auto eléctrico debe estar a la vista para que la gente vea cómo funciona el tema de la carga eléctrica. Así fue que ubicamos los sectores de carga especialmente en áreas de estacionamiento para clientes y esto permite realizar esta función con la mayor comodidad. Para ello hemos tenido que adaptar las instalaciones eléctricas que requieren de un mayor consumo.

¿Cuáles son los materiales empleados para darle ambientación a sus espacios?
Los materiales utilizados son en su gran mayoría fueron importados: porcelanatos, vidrio, cielorraso tipo barrisol, revestimientos de fachada, la mano de obra fue local con capacitación en aquellos casos donde la instalación era similar para todas las terminales Audi en el mundo. Tal es el caso de sectores estratégicos como la fachada, el cielorraso y sectores de iluminación.

¿Qué rasgo particular tiene esta Terminal y como contribuye a la experiencia del cliente?
Es la terminal más grande de Latinoamérica, el cliente vivirá una sensación única que no va a vivir en ningún otro lado. El entorno es privilegiado, no sólo por la ubicación, sino además por sus árboles frondosos que interactúan visualmente con el edificio a través de los paños vidriados. Desde el punto de vista del diseño, está todo pensado: la idea de generar una calle dentro del salón de ventas con los autos orientados en un mismo sentido, la combinación de los materiales simulando diversos planos y texturas, las luces que bañan individualmente cada parte del auto, el mobiliario y los espacios integrados especialmente para que cuando llegue el cliente se lleve una experiencia única.

¿Cómo se siente la gente que ya ha visitado la Terminal?
La gente queda impactada, recorre los distintos lugares de la concesionaria, se queda tomando un café, aprecia los modelos. De noche es muy lindo por los efectos de la iluminación en el salón de ventas que destacan cada sector, en especial el de los autos con su tratamiento individual y el paño perimetral inclinado (que balconea a la planta baja) cuya iluminación asemeja una pista de carreras. Una particularidad que hemos logrado en este gran espacio ha sido que el cliente no se tiene que mover del lugar para completar su experiencia: Por ejemplo podría acercarle un auto del salón de planta baja hasta donde estamos ahora en el segundo piso.