Plásticos no reciclables se convierten en techos resistentes para la construcción

Rahul Chaudhary, un joven emprendedor indio, inventó una tecnología única que puede reciclar plásticos de múltiples capas, incluidos tubos de pasta de dientes, envoltorios de plástico de chocolate, blísters de tabletas medicinales y mucho más. Sin lugar a dudas una tecnología exclusiva que recicla plásticos que, por sus características, eran no reutilizables.

Ha estado transformando residuos no reciclables en PANELES PARA LA CONSTRUCCIÓN desde el 2014 gracias a una tecnología única. De este modo, a través de desechos plásticos produce láminas de distintos grosores que constituyen un sustituto ecológico a las planchas metálicas y de cemento, como así también a la madera contrachapada y las tejas de asbesto (material que la OMS ha declarado cancerígeno).

Estos paneles implican un proceso importante que inicia con la selección cuidadosa de los plásticos recogidos para que, posteriormente, sean lavados y triturados. Así, la materia prima se convierte en copos que derivan en diferentes mezclas de acuerdo a la calidad del producto que se desee obtener. Sin duda, una alternativa eco – friendly y versátil con una excelente acogida en la construcción civil, la industria y el sector del mobiliario.

“Los paneles Ricron son a prueba de corrosión, ignífugos, resistentes a las termitas e impermeables. Los paneles son duraderos y rentables en comparación con las láminas de cemento, láminas de metal o madera contrachapada, y tan útiles como los tres. “

En la elaboración de los mismos se emplea una mezcla integrada por LDPE, PET, PVC, PP, poliéster y aluminio, entre otros componentes, que luego es sometida a un proceso patentado de calor y presión. De esta manera, se reutilizan cantidades significativas de desechos plásticos que, de no tener este destino, terminarían transformándose en otra fuente de contaminación de las aguas.

Respecto de las acciones ambientales que ejecuta Rahul desde su empresa afirmó:

“Los Ricron Panels no solo pueden hacer frente a la enorme carga de residuos de plástico, sino que también pueden reducir la deforestación y las actividades mineras, fomentando así una economía circular y reduciendo, al mismo tiempo, las emisiones de gases del efecto invernadero”.

Fuente y fotografías: portal-ambiental.com